Kun es el autor de Quimicefa, un blog personal de un aspirante a escritor y sus ciclotimias. Muy recomendable. Bien. Pero Kun también es un periodista de videojuegos con ciertas inquietudes y con una enorme capacidad para perder el tiempo hablando sobre su subcultura favorita. Para eso ha nacido el Quimicubo, como podría haber sido la Quimicaja o el Quimipecé. Quimistation no, que tiene connotaciones muy malas. En fin, ensayo, análisis, anécdotas, artículos y enlaces. Un blog de videojuegos (y la gente que los hace, y la que los juega).

Pero éste está escrito por Kun.

Signifique lo que signifique eso.


<< September 2005 >>
Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat
 01 02 03
04 05 06 07 08 09 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30


Enlázate




Contact Me

If you want to be updated on this weblog Enter your email here:


rss feed

blogdrive

9/20/2005
Cómo funciona la crítica de videojuegos

Hoy, en los "manuales de Kun para salvar al mundo", toca revisar el mayor problema que tienen los juegos desde hace miles de años: la prensa. Los problemas actuales -secuelitis, saturación, dinero, Sony, dinero, yo-, los dejaremos para otro día.

Primero, una referencia. Todo el mundo sabe que yo adoro a Penny Arcade. Es más, todo el mundo adora a Penny Arcade. Maldición, ellos se adoran a sí mismos. Bueno, el mérito de Krahulik y Holkins es muy sencillo: han conseguido VIVIR de la publicidad de juegos -entre otras cosas- siendo algo así como "la voz del jugón", tacos y burradas impensables y todo. Sigo pensando que sus tiras sobre el primer mando de la Xbox -esas de "Gabe no sabe que hemos cambiado su mando por un oso polar de 700 kilos"- y la invitación posterior de MS a que visitaran Redmond fue determinante en que yo ahora pueda disrutar del mando más molón de una consola, con la salvedad del Wavebird. Han metido hostias a granel a todo el que se las merecía -Gabe Newell, Molyneux, Will Wright, etcétera-, y fueron los primeros en denunciar que Doom3 -en pleno overhype- era ridículo. Para mí, son la crítica. Más que Kasavin, sí. Un modelo a seguir, con un problema: son personalistas. Tienen talento en cantidades tan ridículas que nadie puede imitarles. Y lo he intentado. Y además, son yanquis. Y un columnista yanqui con talento tiene más influencia de lo que pueda soñar ningún periodista europeo -y mira que Pedrojota lo intenta, y lo intenta, y lo intenta, tirantes aparte-. Pero, vale, son los gonzos del sector, son los Tom Wolfe, Hunter S. Thompson, son los new journalist, y Penny Arcade una versión bipersonal de la Rolling Stone contracultural. Period.

Vale.

Ahora, cuando intento hablar con alguien que desconoce el tema y quiero explicarle la situación, suele ser algo así [speech registrado: se puede usar diciendo "el genial Kun cuando habla de esto y los rayos de sol le iluminan dice..."].

-¿Tú conoces Fotogramas/Cinemanía/Rockdelux?
-Sí.
-Bien. Imagínate que compras Fotogramas, y te vas a la sección de críticas, que ocupa más de media revista, por cierto. Y ves la crítica de la primera peli puntuada, en un alarde de precisión, con una nota con decimales, o con una cantidad porcentual, con exactitud matemática...
-Eso es ridículo.
-Ya. Entonces, ves que donde está la ficha técnica, no figuran el director, el guionista, los actores, nadie. Y en su lugar lees la lista de salas de cine donde se emite, el tamaño de su butaca, la productora, la distribuidora y el precio de la entrada. Después, empiezas a leer la crítica. La crítica comienza haciendo una referencia a la historia, diciéndote a qué género pertenece y comparándola con las obras maestras del género, usando la célebre frase "después de Ciudadano Kane, cabe preguntarse qué ofrece Título". Claro que, a diferencia del cine de verdad, las obras maestras son del año pasado. Luego, te explican que la película es buena o mala porque la marca de cinta de 35 milímetros que utilizaron es la caña, porque los filtros de la cámara presentan un color azul del cielo acojonante, y porque el agua de los charcos es Vichy, y no del grifo. Entretanto, te soltarán lo que puedan sobre la intensidad de la historia y su forma de narrarla, que será poco. No estoy diciendo que todos sean así, pero en España, casi todos, y fuera, un gran porcentaje.

Si fueran discos, te comentarían el proceso de ingeniería y la cantidad de efectos distintos, y cosas que sólo los técnicos de sonido controlan de verdad: y no son técnicos de sonido. No han estado en los procesos de grabación, no han estado en los rodajes, pero parece que eso es lo que importa. Esa es la puta mierda de realidad, a día de hoy. Juzgan las secuelas por el vestuario. Hablan de cualquier disco como si se hicieran diez Sergeant Pepper al año. Y, oh, esto es lo mejor. Hay fans de las distribuidoras y las productoras: Miramax le chupa el culo a Paramount, Dreamworks son unos mierdas, Universal es el futuro del ser humano, etcétera.

A veces, sólo hay que sacar las cosas de contexto para verlas como son en realidad.

Player Kun got to the bonus stage at 9/20/2005 12:59:53 pm

Kun
October 24, 2005   04:39 PM PDT
 
Uh, ¿ves esa parte de la publicidad de proveedores "si no navegas en xx días, un mes gratis"? Pues no lo van a tener que dar. Sigo sin Internet en mi humilde morada.


Previous Entry Next Entry