Entry: Your momma is so cool that she runs on memory sticks 3/14/2005



Tenía que pasar, y pasó.

La PSP y la DS han dejado muy claro que no son handheld consoles en el sentido más estricto y retro de la palabra. La de Nintendo es un juguete con ínfulas, una suerte de tiro errado -como la N-Gage- que sólo los más amantes de la Gran N sabrán apreciar. Y lo tiene muy chungo contra su propia competencia, la Advance SP, una de las máquinas de jugar anytime, anywhere, más portentosas jamás creadas.

La PSP tampoco es una consola. Es un gadget. Lo dije y lo mantengo. Un gadget, un objeto de deseo para gente que tiene erecciones con cacharros de fluido diseño y utilidad tecnológica dispensable -sí: escuchar MP3 no es necesario para vivir, tener colgando una suerte de pene sustituto diseñado para transmitir información mediante USB, tampoco-. Y hay al menos una campaña de publicidad que lo sabe:


 


Esto es un collage de tres capturas de la última publipromoción presente en 1up.com, página indispensable donde las haya. Empecemos por el principio: THE COOLEST OBJECT ON THE PLANET.

....

Y acabemos por él: THE COOLEST OBJECT ON THE PLANET. Ya está. No hay más. Es una tendencia, es un cacharro deseable, es una boutade tecnológica: no es una máquina portátil de jugar, al igual que el iPod no es, ni será nunca, un reproductor MP3. Un iPod es algo que separa -separaba: "es tan 2004"- a los guays de los mierdecillas como yo (aunque luego seamos los mamones que les decimos a los guays lo que mola y lo que no: nos movemos entre vosotros, estamos ahí, diseñamos vuestros cortes de pelo en masa, tenemos mejores reproductores de MP3). Una PSP será, si Sony lo hace mejor de lo que lo han hecho en 1up.com, lo que separe a la gente auténticamente cool de los demodés poseedores de un iPod. Ahí dejan de importar títulos, batería, fallos de utilidad en el botón cuadrado -no es necesario que funcione, sólo que mole-. Ahí deja de importar todo lo relativo a los juegos, tal y cómo los entendíamos hasta la fecha.

Verán, el viernes comentábamos en la presentación de Forza (que me encantaría narrar como homenaje a Hunter S. Thompson: tendrá que esperar) algo como "cada vez hablamos menos de juegos en estas cosas, cada vez menos". Y es cierto. Y es bueno. Primero, significa que tenemos algo más que sustitutos sexuales cerebrales con forma de píxeles en nuestras disfuncionales personas -disfuncional: todo periodista-. Segundo, que estamos en una escalada imparable, que con suerte algún día obligará a que Hobby Press cambie o muera. Básicamente, cuando un buen porcentaje de autodenominados hardcore gamers dejen de ser gilipollas.

Pero me desvío.

Esta promo de la PSP significa, ni más ni menos, que los videojuegos han perdido hasta el último átomo de pureza primigenia para convertirse en otra cosa. Consolas que no son consolas. Juegos que no son juegos. Y voy a disfrutar mucho intentando averiguar en qué consiste. Este E3, por otro lado, es el punto de inflexión. ¿Dónde vamos? ¿Quiénes somos ahora mismo? ¿Cuánto tiempo tardará Nintendo en aparecer en un anuncio que diga "ahora Nintendo también hace juegos para Sony", como el de Sega y Rez?

Esta última pregunta es fácil de contestar -warning: worst escenario in progress-: Nunca. Si Nintendo desapareciera algún día como hacedora de máquinas, no se haría tal anuncio. ¿Por qué? Pues porque el público ultracool consumidor de gadgets que se juegan no se vería afectado por el anuncio. Todo lo más, si un Zelda saliera alguna vez para Playstation 8, lo anunciarían como "¿pueden tus GPlasseS hacer esto?" Veríamos escenas de un tío con unas lentillas hipercool que proyectan tridimensionalmente a Link en mitad de Tokyo, saltando por encima de coches mientras busca la Trifuerza, o algo igual de superguay, enfrentándose a otros poseedores del cacharro, mientras los pobres mamones que llevan las gafas GPS miran asombrados, blanquinegros, fading out al mundo de los not so cool.

Los jugones mojarían las bragas, o mandarían airados mensajes a foros de otros seres de similar calibre, mientras que los trendvictims pensarían "whoa, voy a ser tan único".

Es así de simple.

Piensen en el mundo de Rick Deckard: ¿qué es lo que separa a la gente guay de la gente mierda? Lo cool de tu mascota. Independientemente de qué puta mierda de animal sea.

   2 comments

MelonGasoil
April 2, 2005   06:53 PM PST
 
Ya he encontrado tu Blog. Sé que no tienen ningún mérito, apareció pulsando "Voy a tener suerte" en Google, pero me hace ilusión el completar tan complicada tarea de investigación ("con que Quimicubo, eh?... buscaré, buscaré...").
Si, yo soy el del pene sustito en forma de PSP... y últimamente juego más con éste que con el de verdad... y también los demás, que es lo que realmente me preocupa (no podía evitar meter la ocurrencia graciosilla).
Pues eso, a ver si nos vemos en más fiestas, nos emborrachamos, le das la brasa a Marcos como aquel día y me echo unas risas a tu costa ;). Ah! y también, aprovechando el pedo, intentaré golpear con todas mis fuerzas a Julio cuando emepecéis a hablar de Nancy's Rubias y esas cosas, que me aburro, lo mío son los juegos o el rock&roll más inmediato (yo de pequeño sólo escuchaba a M.C. Hammer).
Pues eso, que a ver si nos vemos y escribes más a menudo en tu Blog.
Chao!!!
Dragoner
March 27, 2005   05:06 AM PST
 
Demasiado materialista, ¡Hablemos del espíritu!

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments